domingo, 9 de diciembre de 2012

Y en ese momento...

... no quería largarla, no quería dejar de abrazarla porque le debo mucho en lo que es mi paso por la universidad. Desde el apoyo, sus carpetas y libros, hasta los coscorrones y las cagadas a pedos. Y en ese momento, no paraba de decirme a mí mismo "no llores, no llores", porque casi lo hago.
Anoche fue la Fiesta de Gala de Veterinaria, la cual se realiza con motivo de festejar la finalización de cursada de quinto año de la carrera, lo que para algunas orientaciones es el fin de las cursadas, para otras todavía no. Y en esta fiesta se entrega un diploma a modo de recuerdo del paso por la facu y el anuario, que es un diploma con la fotito primer plano de todos los de la promoción, ambas cosas por un docente a elección.
Y ahí estoy yo, abrazando a mi elegida, a mi hermana mayor, la más insoportablemente maternal y protectora de mis hermanas. Fue un momento muy especial...

2 comentarios:

  1. Ay, nene, qué hermoso!!!! No te hagas el duro, sé que lloraste ;

    La paciencia que te habrá termino tu hermana, por favor jajaja

    Me encanta que haya llegado el día!!!! Felicitaciones, hombre!!!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te juro que no lloré!!! Eso que estoy bastante sensible este año... jajaja XD

      ¿Y la paciencia que tengo yo de que sea como una madre más, no cuenta? jajaja

      Gracias Chuletas!!! Falta cada vez menos... Qué nervios!!! Y qué miedito también!!! jajaja

      Eliminar