martes, 27 de julio de 2010

¿Para qué miente la gente?

Anoche caminaba de regreso a casa, y en la calle crucé a un hombre y una mujer. Los miré antes de pasar por su lado, y noté algo raro. Mi oído (que nunca pierde oportunidad de husmear en conversaciones ajenas -no se puede resistir-/-y mi boca las sigue-) escuchó esa pregunta, saliendo de la boca del hombre con un tono de desconsuelo mezclado con rabia y, para mí, unas lágrimas.
¿Para qué miente la gente?
Pobre hombre, vaya a saber qué le habrá pasado.
Esa pregunta resonó en mi cabeza todo el camino. Y es cierto que, como dice Greg, todos mienten (todos mentimos). Pero hay mentiras y mentiras.
Según San Agustín hay ocho tipos de mentiras: las mentiras en la enseñanza religiosa; las mentiras que hacen daño y no ayudan a nadie; las que hacen daño y sí ayudan a alguien; las mentiras que surgen por el mero placer de mentir; las mentiras dichas para complacer a los demás en un discurso; las mentiras que no hacen daño y ayudan a alguien; las mentiras que no hacen daño y pueden salvar la vida de alguien, y las mentiras que no hacen daño y protegen la "pureza" de alguien. Por otra parte, San Agustín aclara que las "mentirijillas" (jaja) no son en realidad mentiras (menos mal para nosotros).
Tomás de Aquino, por su parte, distingue tres tipos de mentiras: la útil (como las respuestas en los exámenes cuando no sabes ni de qué hablan, y justo acertás), la humorística (como las respuestas de los exámenes) y la maliciosa (como los tramposos multiple choice de farmacología). Según Tomás de Aquino, los tres tipos de mentira son pecado. Las mentiras útiles y humorísticas son pecados veniales, mientras que la mentira maliciosa es pecado mortal (eh?). (Wikipedia)
Pero la cosa es, cuando las mentiras son malintencionadas... ¿Para qué miente la gente?¿Hasta dónde puede llegar a mentir una persona sin darse cuenta del daño que causa?
"El corazón del hombre necesita creer algo, y cree mentiras cuando no encuentra verdades que creer." Mariano José de Larra

3 comentarios:

  1. Me encantó la última frase.
    Me parece que así como todos mentimos todos creemos en esas verdades que sabemos no son ciertas realmente, pero nos hacen bien.

    Sabés? Justo uno de mis personajes es un poco mentiroso... Con tanta clasificación estoy tratando de deducir qué clase de mentiras dice.

    Yo creo que las mentiras que no les hacen mal a nadie no son pecado, pero hay que ver qué considera cada uno como "que no le haga mal a nadie". Porque una cosa es decir "Estás re flaca!" (típica mentira para las chicas) y otra muy distinta "Engaño a mi mujer con otra pero no se lo digo para no herirla". ¿Entendés?
    Hay que ver...

    Qué temita, no? Todo lo que da para pensar...

    Saludos,
    RO.

    ResponderEliminar
  2. Mentiras ..hay de todos tipos. Y es verdad que uno se pone a pensar. Y a veces hay situaciones en que una mentira se hace para proteger ... bah todo depende . Ya me estoy mezclando a mi misma.
    Pero en fin después de terminar de leer esta entrada me he acordado de un cuento cortito: La salud de los enfermos de cortazar. No se si lo has leido . Pero explica bien eso de las mentiras aunque hay q tener cuidado con ellas por q si no pasa lo del cuento.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Tema complicado. Creo que, más allá de las miles de clasificaciones que puedan tener, sucede que a veces mentimos para nosotros mismos y no tanto para el afuera. A mi entender, esa mentira que nos decimos constantemente es la más peligrosa...

    Besote =)

    ResponderEliminar