jueves, 10 de septiembre de 2009

Colorado como un Tomate

Acá se dice un dicho peor, pero que en definitiva hace referencia al mismo hecho que el título. Estoy hablando de cuando una persona se pone colorada por alguna situación. En este caso esa persona soy yo (vale aclarar que me pongo colorado por todo, quedó rojo por largo rato).
Primero planteó la situación para los que no estuvieron presentes, o sea los que lean esto que no sean Mai. Resulta que la semana pasada la profesora de italiano nos dio un cuento de un tal Dino Buzzati: L'assalto al Grande Convoglio. (Dicho sea de paso, lo estoy escuchando mientras escribo esta entrada -bueno lo estaba haciendo cuando escribía el inicio, pero eso fue ayer-). El problema era que el cuento no tenía su final, le faltaban 2 páginas. Y allí estaba la nuestra tarea. Debíamos crear un final para este cuento.
Y así fue, que el miércoles, unas 2 horas antes de la clase empecé a escribir el final. Ya tenía un poco pensado qué iba a ocurrir. Al rato que empecé, se conectó Tamy, así que le consultaba a ella (Gracias Tama), aunque no entendió nada de lo que le pasé para que lea. Logré terminar a tiempo; lo imprimí (vale aclarar que no lo corregí por escasez de tiempo), merendé, y me fui rápido para la Dante. Pero, el miércoles no leímos nuestros finales porque yo solo lo había hecho y otros ni siquiera habían leído el cuento, por lo que lo pasamos al lunes.
Y así llegamos al día Lunes 7 de Septiembre. Una vez en clase, varios me apuntaron como el primero para leer el final. Y lo leí. La vergüenza (constante en mí) me hizo poner colorado, ya desde el momento en que me señalaron para que inicie. Las orejas las sentía como si tuviera dos grandes fuegos a mis costados. La lengua se me trababa a la vez que la boca se me secaba. Sentía el calor producido por la vasodilatación provocada por la estimulación de receptores βadrenégicos, o sea por la bendita adrenalina del momento (esta explicación es por si fue muy fisiológico lo que dije antes de la coma... ja).
Realmente la vergüenza es una sensación que siento (valga la redundancia) constantemente. Por cualquier cosa me pongo colorado. Lo bueno del lunes es que me gustó el resultado que logré con el final creado, y además me "felicitaron" por éste. Debo confesar que me sentí contento cuando terminé y me "elogiaron" con un apluaso, algo para lo qeu yo no estoy acostumbrado... espero les haya gustado de verdad.
Para quienes quieran leerlo (y entiendan algo de italiano) pasen por Acá, pero primero lean el cuento porque esto es un final alternativo (yo todavía no leí el original jeje).


Y para terminar, dejo una conclusión de Tamarindo sobre el significado de la Libertad (si supieran de dónde sale esta reflexión... jaja).
Porque libertad es caminar por la calle de noche, con una cámara de fotos y un MP4, y en pijama. Conclusión de Tamarindo (recién sacada del horno - 08-09-09)

4 comentarios:

  1. esa conclusion final sobre la libertad quedará para los anales de la historia!!!! guardala bien, que alguyn dia será una cita en un libro, XDDD

    ResponderEliminar
  2. "porque yo solo lo había hecho y otros ni siquiera habían leído el cuento"
    - botón!!!
    "varios me apuntaron como el primero para leer el final"
    - jajajaja yo siempre soy una
    "desde el momento en que me señalaron para que inicie"
    - ésa también XD


    en fin, estuvo MUY bueno tu final alternativo!! ya te lo hemos dicho :P

    ResponderEliminar
  3. Ok... acá estoy... te voy a responder Mai:
    Primero, GRACIAS!!! Me alegro que te haya gustado.
    Segundo... Te sentiste identificada por algo?? jaja

    ResponderEliminar