lunes, 28 de septiembre de 2009

Gringo Golondro

http://lh3.ggpht.com/_RSXf5vwgovE/SsAYs4-_m5I/AAAAAAAAAa8/1q2DWEBXLGc/s512/Img039.jpgDomingo por la noche. Mi hermana me invitó a ver una obra de teatro de la que se habló en la Dante estos últimos días: Gringo Golondro.
Es una obra unipersonal, donde el protagonista es un italiano de principios de Siglo XX, que parte un día de su querida Italia en busca de un futuro mejor. Así comienza, contando un período de su vida (y la de todos los inmigrantes que vinieron a Argentina un tanto engañados por los gobiernos de turno, que ofrecían cosas que nunca aparecían o se alcanzaban).
Realmente me gustó. La mayor parte del tiempo es divertida, ya sea el diálogo como por la actuación (el flaco ponía unas caras extraordinariamente graciosas jeje). Pero había partes que (y debo confesarlo) en que los ojos se me llenaban de lágrimas. En esas partes, en que el protagonista recordaba su Italia, y decía cuánto y qué cosas extrañaba, recordaba (aunque no los conocí) a mis Nonnos, los padres de mi mamá. Ellos eran italianos que inmigraron a principios de los '50 alejándose de la Europa del Dopoguerra. Cuando yo escuchaba, pensaba en ellos y lo que fue su vida al llegar a Buenos Aires. Llegar a un lugar totalmente diferente, alejados de sus familias. Me estremece pensar en lo que dejaron allá sin saber qué les esperaba acá.
Me hubiese gustado conocerlos. Mis hermanas solo conocieron a mi nonna, porque mi nonno murió en un accidente antes que naciera alguno de los nietos.
De todos mis abuelos, sólo conozco a los paternos, pero solamente recuerdo a mi abuela porque mi abuelo murió cuando era chiquito. Habrán notado la diferencia que hacemos entre los Nonos y los Abuelos.

La obra está hablada en su primera parte en Italiano, y la segunda en Cocoliche. Una profesora de la Dante trabajo con el actor para llegar a un italiano bastante bien logrado. La entrada fue de sólo $15, y nos regalaron señaladores de la obra (imagen de la izquierda y de abajo). Para cerrar, les dejo un artículo de un portal de internet que habla de la obra: http://www.abchoy.com.ar/leerespectaculos.asp?id=57568
http://lh5.ggpht.com/_RSXf5vwgovE/SsAYtFRErxI/AAAAAAAAAbA/O6R0scmJO5U/s720/Img040.jpg

domingo, 27 de septiembre de 2009

Otra Manía

Y bueno, después de unos cuantos días, vuelvo a escribir algo en el blog (o intento de blog... ja). Esta vez vengo con otra manía que tengo, una que no falta ningún día. Aunque es más probable que aparezca de noche.
El tema es así: No me gusta dormir con la cama deshecha; para mí tiene que estar bien estirada y bien metidas las sábanas y frazadas debajo del colchón. Yo no "abro la cama" cuando me voy a acostar, sino que me meto por arriba para no desarmarla (qué complicado que soy).
http://3.bp.blogspot.com/_XAoh4Bh8VSM/R0wtKf3jroI/AAAAAAAAAtQ/GVUYgxPu4DM/s400/camavacia0ec%5B1%5D.jpg
Para mí la cama tiene que estar bien hecha para poder dormir bien. Odio cuando apenas me meto y se me salen las sábanas de un lado, y que, como a veces doy bastantes vueltas, terminan enroscadas en mí. Pero el problema es que mi mamá insiste en hacer la cama cuando me voy y la dejo sin hacer, pero ella estira y mete de un lado, dejando el lado que da contra la pared salido (no se ve por los cubrecamas -sí, Los cubrecamas, todavía hace frío como para sacar uno-). De esa forma, apenas me meto se me desarma todo. Encima, mi cama (que no es mía en realidad je) es sommier, y las sábanas apenas alcanzan por los costados, lo que hace que, si no están metidas debajo del colchón, se salgan fácilmente. Ya le dije varias veces a mi mamá que no me haga la cama, pero parece que no me escucha cuando le hablo... jeje. Sigue haciéndola mal, por lo que yo, la mayoría de las veces, tengo que rehacerla.

Otra cosa... Siempre pensé que cuando uno hace la cama de buen humor, después va a poder dormir, pero cuando la hace de mal humor le resultará difícil. Algo así como que le trasmitimos las energías positivas o negativas del momento. No sé de dónde surge este pensamiento, pero siempre lo tuve.

Un buon dormire tanto fa come un buon mangiare. Proverbio italiano

domingo, 13 de septiembre de 2009

Simplemente me Rehuso

¿A qué me rehuso? A abandonar ciertas cosas de mi infancia que me gustan,
Esta espero sea una entrada corta. La escribo desde la cama con la laptop de mi hermana (cómo me gusta esta cosa), mientras en la tele está terminando Pocahontas. Ven, a eso me rehuso. Las películas de Disney han sido parte de mi vida durante años, y no quiero que dejen de serlo simplemente porque crecí (o, al menos, eso creo).
http://images1.fanpop.com/images/image_uploads/Percy-the-Pug-Pocahontas-disney-villains-985138_768_432.jpg
 Hay ciertas cosas (realmente muchas) que las personas dejan de lado cuando "crecen" solo para parecer más grande. Yo no he dejado de lado algunas cosas, como disfrutar de películas para niños (tampoco es que veo las peículas de Barney o cosas así, je), y esto me sirve para poder ver y disfrutar una peli o dibujitos con mi sobrinito. en estas últimas semanas he visto películas clásicas de niños, como Pinocho, Pocahontas,  y  El Mago de Oz. Algunos de mi edad siguen teniendo sus cosas de niño, pero ocultas detrás de una imagen (en parte forzada) de adolescente volviéndose adulto.
Yo  no creo que sea necesario dejar de lado nuestra infancia para ser un "buen" adulto. Tampoco es que no debamos crecer y seguir siendo un niñito caprichoso, irresponsable, llorón, o lo que sea que hayamos sido años atrás. Hay que aprender a elegir qué conservar y qué dejar que sea llevado por el viento y el tiempo.
Bueno, los dejo, me voy a dormir que son como las 4:30 AM. Me voy seguro que no soy el único que guarda parte de su niño y lo deja salir de vez en cuando.
Uh! acabo de ver que mañana dan un episodio preestreno de Glee, por FOX. Quiero ver qué tal es esa serie.
El niño es realista, el muchacho, idealista; el hombre, escéptico, y el viejo, místico. Johann Wolfgang von Goethe.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Películas a Ver

Acá traigo algunos trailers de películas que quiero ver en cine...
Donde Viven los Monstruos
El libro es genial, y con el trailer me quedé O.o Woooww!



Alice in Wonderland
Espectacular trailer para una espectacular película. Encima dirigida por Tim Burton y con las actuaciones de Johny Deep y Helena Bonham Carter.


El Secreto de sus Ojos
Una nueva película argentina, del gran director Juan José Campanella, con la actuación de Ricardo Darín, Soledad Villamil, Pablo Rago y Guillermo Francella. Un Thriller para ver.


New Moon
No leí los libros, pero con la película de Crepúsculo me enganché.


Sherlock Holmes


La Princesa y el Sapo
El futuro nuevo clásico de Disney que quiero ir a ve con mis sobrinos... mis sobrinos son la excusa jaja.



Desde mi Cielo


AVATAR

Nunca me lo Hubiese Imaginado

http://4.bp.blogspot.com/_4o9WkZh_Ivk/SU7BO34EfpI/AAAAAAAAAmw/dpPkd_eZG1E/s320/vela1.jpg¡Y menos de un Santo!
¿Ustedes creerían si alguien les dice que San Cayetano es un egoísta bárbaro al que no le gusta compartir la vela con otros Santos? Yo no, en principio porque las estampitas no se mueven.
Pero si la que lo dice es mi hermana, si que se lo creo...
La cosa es que para no sé qué día, mi hermana prendió una vela y puso a San Pantaleón (creo) junto a San Cayetano, ambos santos apoyados en la tostadora. Ella estaba relativamente sola, porque los chiquitos estaban durmiendo con mi cuñado. Siguió haciendo sus cosas. Pero una vez que volvió a la cocina vio que solo San Cayetano estaba donde lo había dejado, mientras que el otro santo estaba al borde de la mesada, pensó que se le había caído o se había olvidado de ponerlo, por lo que lo puso de nuevo sobre la tostadora, aunque le había resultado extraño. Siguió con sus cosas, se fue a bañar y al pasar a la cocina lo ligeramente extraño pasó a ser MUY extraño (hasta daría miedo, diría yo). Otra vez la estampita del San Pantaleón estaba al borde de la mesada, mientras el otro disfrutaba de la vela él solo. Yo agarraría mis cosas y saldría corriendo... jajaja.
Obviamente nos contó, y mi mamá se lo contó a una mujer que trabaja con ella (típico de chusma), y ésta última le respondió que "a San Cayetano no le gusta estar con otros santos cerca", algo que yo nunca me lo hubiese imaginado O.o (tal vez lo creería si el problema fuese con una foto de Banedicto XVI... jaja).
Mi hermana ese día lo solucionó fácil. Agarró y ató a los santos a la tostadora con el cable de la  misma para que no se mueva ninguno de los dos... jaja.
A santos viejos no se les prenden velas. Proverbio venezolano.

Colorado como un Tomate

Acá se dice un dicho peor, pero que en definitiva hace referencia al mismo hecho que el título. Estoy hablando de cuando una persona se pone colorada por alguna situación. En este caso esa persona soy yo (vale aclarar que me pongo colorado por todo, quedó rojo por largo rato).
Primero planteó la situación para los que no estuvieron presentes, o sea los que lean esto que no sean Mai. Resulta que la semana pasada la profesora de italiano nos dio un cuento de un tal Dino Buzzati: L'assalto al Grande Convoglio. (Dicho sea de paso, lo estoy escuchando mientras escribo esta entrada -bueno lo estaba haciendo cuando escribía el inicio, pero eso fue ayer-). El problema era que el cuento no tenía su final, le faltaban 2 páginas. Y allí estaba la nuestra tarea. Debíamos crear un final para este cuento.
Y así fue, que el miércoles, unas 2 horas antes de la clase empecé a escribir el final. Ya tenía un poco pensado qué iba a ocurrir. Al rato que empecé, se conectó Tamy, así que le consultaba a ella (Gracias Tama), aunque no entendió nada de lo que le pasé para que lea. Logré terminar a tiempo; lo imprimí (vale aclarar que no lo corregí por escasez de tiempo), merendé, y me fui rápido para la Dante. Pero, el miércoles no leímos nuestros finales porque yo solo lo había hecho y otros ni siquiera habían leído el cuento, por lo que lo pasamos al lunes.
Y así llegamos al día Lunes 7 de Septiembre. Una vez en clase, varios me apuntaron como el primero para leer el final. Y lo leí. La vergüenza (constante en mí) me hizo poner colorado, ya desde el momento en que me señalaron para que inicie. Las orejas las sentía como si tuviera dos grandes fuegos a mis costados. La lengua se me trababa a la vez que la boca se me secaba. Sentía el calor producido por la vasodilatación provocada por la estimulación de receptores βadrenégicos, o sea por la bendita adrenalina del momento (esta explicación es por si fue muy fisiológico lo que dije antes de la coma... ja).
Realmente la vergüenza es una sensación que siento (valga la redundancia) constantemente. Por cualquier cosa me pongo colorado. Lo bueno del lunes es que me gustó el resultado que logré con el final creado, y además me "felicitaron" por éste. Debo confesar que me sentí contento cuando terminé y me "elogiaron" con un apluaso, algo para lo qeu yo no estoy acostumbrado... espero les haya gustado de verdad.
Para quienes quieran leerlo (y entiendan algo de italiano) pasen por Acá, pero primero lean el cuento porque esto es un final alternativo (yo todavía no leí el original jeje).


Y para terminar, dejo una conclusión de Tamarindo sobre el significado de la Libertad (si supieran de dónde sale esta reflexión... jaja).
Porque libertad es caminar por la calle de noche, con una cámara de fotos y un MP4, y en pijama. Conclusión de Tamarindo (recién sacada del horno - 08-09-09)